Reseña: “Turn Blue” de The Black Keys

Turn Blue Cover

Por: Eduardo Zaragoza

THE BLACK KEYS

TURN BLUE (NONESUCH)  5/5

The Black Keys han vuelto y lo hacen con un golpe directo a la mandíbula; seco, crudo y espectacular.

Weight of Love abre las hostilidades de Turn Blue, octavo álbum de estudio de The Black Keys, y lo hace de manera excepcional, con cadencia y sentimiento genuinos y entrañables. La canción es una oda de casi 7 minutos a lo más puro del rock y del blues con la genialidad que sólo los Keys pueden sacar quién sabe de dónde.

La enormidad de Weight of Love es realmente inesperada, es algo que no se anticipa como track de inicio de un álbum, pero marca la dirección y sentido de Turn Blue como una obra única en el terreno de la música actual.

The Black Keys vuelven a hacer mancuerna con el productor Brian Burton, también conocido como Danger Mouse por cuarta ocasión, pero esta vez la ambición del grupo los ha llevado más allá, pisando un terreno peligroso y anhelado por muchos pero alcanzado por pocos; The Black Keys han construido un sonido propio y muy personal y lo han vuelto una marca registrada con Turn Blue.

Los Keys le han sacado filo a su clásico blues rock con mucha psicodelia sesentera y un toque de góspel, fundiéndose en un hermoso trabajo vocal a cargo de Dan Auerbach, quedando de manifiesto en la desafiante y preciosista In Time. Las raíces del rock están a flor de piel y se exponen con una crudeza atípica, sumamente bella y gracias a los cielos, muy honesta.

La excentricidad y psicodelia de Fever adquieren un nuevo sentido en el universo del álbum y la canción que da nombre al LP, Turn Blue, es un viaje hipnotizante de profunda oscuridad y punzante melancolía.

Tanto Year In Review como It’s Up To You Now exponen el motor primario de la música de The Black Keys: el rock. Ya que, aunque suene a cliché, el rock puro parece olvidado en la música popular actual. Porque es un ritmo que suena a otras épocas, a un mundo que parece ya no estar y que poco a poco se ha quedado en el recuerdo. Los sonidos de mellotron de In Our Prime y 10 Lovers parecen viajar por el tiempo, reviviendo grandes épocas con todo y sus añoranzas y su misticismo.

El camino de The Black Keys parece diseñado incuestionablemente para llegar a Turn Blue, un disco que cualquiera puede (y debe escuchar), pero que sin embargo, no todos apreciarán ni disfrutarán como se debe. El nuevo trabajo de los Keys es un testamento maravilloso que perdurará en el tiempo y que, con el paso del mismo, irá descubriendo todo su brillo y esplendor.

El gran trabajo de Dan Auerbach y Patrick Carney nos hace sentir que la música de leyenda sigue y seguirá viva mientras se le recuerde y se le rinda homenaje como ellos lo han hecho con el magistral Turn Blue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *